logo
Debate: ¿es inmoral el toreo? ¿Debería prohibirse?
Por La Penúltima Verdad


El pasado 14 de mayo se realizó el primero de una serie de debates públicos programados en la Universidad de Caldas. En esta ocasión, Laura Londoño y Daniel Gómez discutieron sobre la moralidad del espectáculo de las corridas de toros y sobre si debería ser prohibido.

Video




En la primera parte, Laura Londoño plantea el siguiente argumento:

1. Toda acción que cause sufrimiento innecesario es inmoral.

2. El toreo causa sufrimiento innecesario.

Por tanto, el toreo es inmoral.

Daniel Gómez replica contra la segunda premisa del argumento, afirmando que existe una compensación suficiente para el sufrimiento que se causa en el toreo, a saber: el valor estético que produce dicha práctica.

Laura ofrece una contrarréplica en la que sostiene que Daniel se equivoca porque, aunque el toreo produzca una clase de valor estético que no pueda obtenerse de otro modo, siempre deberíamos preferir el valor moral por encima del valor estético. 

En la segunda parte, Daniel ofrece el siguiente argumento en contra de la prohibición del toreo:

1. Casos similares deben tratarse similarmente, a menos que haya una diferencia que justifique un trato desigual. (Esta primera premisa es una versión de un principio aristotélico de igualdad tomada de J. Rachels).

2. Si el toreo es inmoral porque causa sufrimiento innecesario, hay otras prácticas que causan muchísimo más sufrimiento innecesario (la industria de carnes y los experimentos con animales para producir cosméticos).

Por tanto, prohibir el toreo constituiría una discriminación arbitraria en contra de la minoría de taurófilos.

Laura Londoño le contesta que está cometiendo la falacia de recurso al tu quoque, puesto que no se está discutiendo si otras prácticas son inmorales, sino si el toreo es inmoral. De este modo, no se responde a la acusación diciendo que hay otras prácticas que también son inmorales.

Daniel Gómez contesta diciendo que su conclusión no es que otras prácticas sean inmorales, sino que prohibir el toreo sería un caso de discriminación injusta o arbitraria en contra de los taurófilos. Por esta razón, argumenta, él no está apelando al recurso del tú también o tu quoque.




comments powered by Disqus