logo
Cinco millones de votantes no pueden equivocarse. La falacia populista
La Penúltima Verdad


Veamos el siguiente episodio de la serie El Patrón y Bocadillo:

Aquí El Patrón perpetra una falacia conocida como Sofisma populista o Falacia populista. En realidad se trata de una variante de la falacia de apelación a la autoridad (Argumentum ad verecundiam). Esta falacia, en pocas palabras, consiste en intentar argumentar que una propuesta es conveniente o una idea verdadera sólo porque alguna supuesta autoridad la defiende. En nuestro caso concreto, la supuesta autoridad a la que apela El Patrón son las mayorías electorales. Reconstruyamos el argumento de El Patrón y luego evaluémoslo:

Primera premisa: Las mayorías electorales en Colombia están de acuerdo con instaurar la pena de muerte como castigo para los actos homosexuales.

Conclusión: Instaurar a pena de muerte como castigo para los actos homosexuales es una buena idea.

Como se ve, el argumento es inválido o ilógico, es decir, la conclusión no se sigue de la premisa. Aun si la premisa es verdadera eso no hace más razonable la conclusión. El sólo hecho de que un grupo o una persona sostenga una opinión no hace que esa opinión sea verdadera.

Adicionalmente, en este caso surge otro problema. En ocasiones es necesario recurrir a alguna autoridad. Por ejemplo, si estamos enfermos, normalmente confiamos en la opinión de un médico en lugar de ponernos a estudiar medicina para curarnos. En tales casos es razonable, si se dan ciertas condiciones (por ejemplo, que el médico no tenga títulos falsos, ni sea nuestro enemigo, etc.), confiar en la opinión de la autoridad. De hecho, tendemos a llamar a tales opiniones “conceptos” para subrayar la diferencia entre el juicio de un experto y un juicio cualquiera. Pero ocurre muchas veces que apelamos a autoridades que no lo son, a autoridades falsas. Por ejemplo, en la publicidad todo el tiempo se recurre a estudios que no se hicieron, a supuestos científicos que lo único que tienen de científicos es una bata blanca de carniceros, etc. 

En el caso que nos ocupa, el del episodio de nuestra serie, El Patrón podría estar cometiendo esta otra variante, a saber: la falacia de apelar a una autoridad falsa. Puesto que el asunto sobre el que pretende argumentar, a saber, la pena de muerte, podría no ser un asunto en el que la opinión de la mayoría constituya un juicio experto, un juicio de una autoridad. En este caso, las mayorías electorales no parecen una autoridad competente. 

En una entrada del Quirófano lógico comentamos otros casos de la falacia populista. Puede leerla aquí. En otra entrada comentamos la falacia general de Apelación a la autoridad. También puede leerla aquí.



comments powered by Disqus